¿Qué es la inflación?, ¿y la deflación?

¡Compártelo con todo el mundo!
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on Pinterest

En la actualidad, la economía se ha convertido en uno de los temas más relevantes y tratados por la sociedad. Desde el inicio de la crisis económica en el año 2008, cada vez son más las personas que se interesan por el estado y la evolución de la economía de mercado, y es aquí donde surgen las típicas preguntas: ¿Qué es el IVA?, ¿qué la prima de riesgo?, ¿qué es la inflación?, ¿y la deflación?. Si no lo tienes claro, y tienes dudas económicas o de cualquier tipo, te aconsejamos que pases por diferencias.eu.

No vamos a poder contestar a todas esas preguntas en este artículo, pero si vamos a resolver las dudas existentes en torno a las dos últimas cuestiones, la inflación y la deflación. ¿Qué sabemos de ellas?

Definición y tipos de inflación

Si nos centramos en la definición estricta del término inflación, entendemos que éste hace referencia a la acción y al posterior efecto de inflar cualquier cosa. Si trasladamos este término al ámbito económico, podemos definir la inflación como el aumento generalizado y sostenido en el tiempo (periodos temporales no superiores a un año) de los precios de los bienes y servicios existentes en la economía de mercado.

Puede que ésta primera definición no sea muy clara, pero básicamente la inflación provoca una subida en los precios de los productos y servicios que consumimos; es decir con cada euro que gastemos adquiriremos menos bienes y servicios que antes, lo que refleja una bajada del poder adquisitivo de la moneda del país en cuestión (las personas pueden consumir menos).

Pero, ¿por qué se origina la inflación? Según establece el mundo de la economía, la inflación se puede producir por diversos motivos:

  1. Cuando aumenta la demanda general de un producto (televisiones, automóviles…) y el sector encargado de producirlo no puede adaptar su oferta, y por ende los precios suben. Este fenómeno se denomina inflación de demanda.
  2. Si aumentan los costes de producción para la empresa productora (tiene que pagar más impuestos, tiene que contratar más trabajadores…) los precios de los productos también subirán, porque sino ésta no tendrá beneficios. Este fenómeno se denomina inflación de costes.
  3. Y por último, se puede producir una situación en la que la empresa productora realice un plan con vistas al futuro y prevea aumentos de precio en los productos. En este caso las empresas suelen anticiparse y ajustar los precios de los productos. Este fenómeno se denomina inflación auto-construida.

Definición y tipos de deflación

Por otro lado tenemos a la deflación, que realmente es un término contrario al definido en el apartado anterior; es decir, la deflación hace referencia al descenso de los precios de los bienes y servicios de un determinado país (durante varios periodos temporales). Este fenómeno se suele producir como síntoma de una recesión o caída de la actividad económica del país en cuestión. También se suele producir cuando un país tiene más oferta de bienes y servicios que demanda, y por tanto el gobierno tiene que regularizar la economía y realizar ajustes en los precios de los productos.

Y, ¿cómo se sale de la deflación?  No es un proceso sencillo, puesto que la deflación suele producirse en momentos de recesión económica, cuando la recuperación de la economía es difícil. En estos casos, la demanda agregada se contrae y es necesario aplicar políticas económicas expansivas (estímulo de la demanda) que fomenten el consumo y reactivan la economía. Estas políticas expansivas se pueden aplicar de dos modos diferentes:

  1. Con descensos en los tipos de interés, y con el aumento del capital destinado a las entidades financieras por parte del Estado. De esta forma se conceden créditos a familias y empresas y se reactiva el consumo. Este fenómeno se denomina política monetaria expansiva.
  2. Por otro lado, con incrementos de capital en el gasto público, o con bajadas progresivas de impuestos. Este fenómeno se denomina política fiscal expansiva.
  3. Hay muchos casos en los que los Estados han aplicado ambas fórmulas para acabar con la deflación.
¡Compártelo con todo el mundo!
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on Pinterest

Add a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *